La paz: revancha para el turismo

Oportunidades en el sector turístico que serían posibles si se logra el acuerdo de paz en el país.

La paz: revancha para el turismo

Si el acuerdo por la paz entre el Gobierno y las Farc llega a feliz término, el turismo será uno de los sectores claves para el desarrollo del país, de las regiones y sus comunidades, y para los desvinculados actores del conflicto. Estas son algunas tendencias que se esperan en la etapa del posconflicto.

1. Buen pantallazo. Se destacará a Colombia como uno de los secretos mejor guardados del planeta. Las facetas de la colombianidad serán estudiadas por la prensa internacional, convirtiendo al país en un destino apetecido. Seríamos una opción para los turistas más exigentes. Llegarán mercados emergentes de Asia.

2. Diversificación. Oportunidad para que el país muestre su naturaleza, playas, cultura y el carisma de la gente. Cartagena debería ampliar su oferta etnoturística, promoviendo pueblos como Palenque, Santa Marta, con Ciudad Perdida, y los pueblos indígenas, en San Andrés, con sus raizales, respetando y conservando la herencia ancestral.

3. Llegan las marcas de lujo: la percepción de seguridad y el mejoramiento del ingreso, además del conocimiento global de modas y marcas, facilitan la llegada de marcas aspiracionales. ¿Se imaginó ver cerrados los lujosos hoteles Charleston y Casa Medina para tener aún más lujo con la llegada de Four Seasons? Debemos tener el coraje y la madurez para acercar marcas ecoturísticas mundialmente reconocidas por su responsabilidad con el ecosistema, como Six Senses, para poder disfrutar el Amazonas, el Pacífico y los Parques Naturales. Así será posible controlar los impactos de estos operadores y medir la responsabilidad social de su labor.

4. Los incentivos fiscales al turismo se trasladaran a zonas con potencial turístico y de bajo desarrollo: Si bien es cierto, las leyes que generaron los incentivos contribuyeron notoriamente a la llegada de marcas hoteleras, al fortalecimiento de los operadores nacionales y a la generación de empleo en el sector, también es cierto que los desarrolladores y constructores fueron a la fija e hicieron sus apuestas por Cartagena, Bogota, Medellín, Barranquilla y Cal; y también, hay un pendiente en inversiones de riesgo. Muy poco se hizo en Guajira, Chocó, Eje Cafetero, Huila y en ecoturismo en general. Llegó el momento para estas zonas y eso solo se dará trasladando los incentivos a las zonas que así lo requieren, muchas de ellas epicentros de la lucha armada.

5. Reivindicación social. ¿Quién conoce mejor los secretos de las selvas que quienes han permanecido en ellas por décadas? ¿Habrá mejores guías? ¿Se podrá vivir una mejor experiencia de turismo extremo que con ellos? No me refiero solo a los exguerrilleros. La posibilidad también es para quienes han estado vinculados a las Fuerzas Armadas y para los campesinos. Pero es clave hacerlo desde la formalización, con responsabilidad y buenas prácticas. Solo así serán competitivos esos destinos.

6. Bienvenidos grandes viajeros. Los adultos mayores son amantes de la naturaleza, buscan recuperar tiempo perdido y cumplir sueños pendientes. Se jubilan con estado físico y capacidad de gasto. Con seguridad irán, por ejemplo, a largas expediciones a Caño Cristales. Los colombianos viajaremos más en nuestro país y se sumará el interés por conocer regiones inexploradas, con buenas vías y con aerolíneas que ofrezcan tarifas competitivas. La percepción de seguridad motivará a disfrutar de esos paraísos que no habían podido conocer por temor.

7. Elevar la calidad. El posconflicto traerá oportunidades, pero es clave prepararse para ofrecer servicios de calidad, con estándares internacionales, como lo hacen Perú y México.

8. El mercado femenino se fortalecerá: hay hoteles que llegan al 50/50 por ciento de ocupación femenina. Cada vez más áreas como mercadeo, ventas, gestión humana, publicidad, auditoria, alta gerencia, son ejercidas por mujeres. Quien comprenda este mercado e implemente las estrategias apropiadas, generará su fidelidad. Ganará quien interprete su deseo de seguridad, de tranquilidad, los amenities más usuales para ellas que van desde conectividad y privacidad hasta gorro de baño, medias veladas, secador de pelo, esmalte, revistas amenas y espacios para interactuar con otras huéspedes.

9. Hoteles conectados con centros comerciales: Y pensando en el mercado femenino, este es uno de los hábitats favoritos de ellas: hoteles integrados a los centros comerciales, donde perciban seguridad y sustituyan la soledad por una pasión fascinante: comprar o al menos actualizarse con las vitrinas y las tendencias. Para todos los públicos estos malls tienen buena ubicación, entretenimiento, universo gastronómico, alianzas para convenciones o grupos, valor favorable del metro cuadrado al poderse construir sobre las terrazas del último piso del centro comercial.

10. Crecerán las marcas hoteleras con servicios limitados: son las mejores aliadas de las ciudades intermedias y de los centros comerciales, pues la oferta gastronómica de los centros evita la inversión del hotel en el área de alimentos y bebidas. Los hoteles de servicios limitados permiten pagar estrictamente aquello que se usa: un buen baño, una cama impecable, ubicación óptima y algunos servicios cada vez más indispensables como centro de negocios y gimnasio, aunque algunos lo han reemplazado por conectividad y alianzas con un buen gimnasio cercano.

11. Los colombianos viajaremos cada vez más al interior del país:se sumarán el interés por conocer regiones inexploradas, con buenas vías, aerolíneas de bajo costo y la percepción de seguridad para que los colombianos nos sintamos más orgullosos de Colombia y la recorramos con interés.

12. Toda la cadena turística debe ser online. Para apreciar, escoger, reservar, comprar y hacer servicio postventa. Esa no debe ser una tendencia de los grandes actores, sino una obligación de todos. Y entre más pequeño y lejano este el servicio a ofrecer, mayor presencia mediática deberá tener. Ese debe ser un compromiso del Gobierno y los gremios, hacer inclusión con los actores de la cadena turística. Participar por ejemplo en Trip Advisor será fundamental por la validación de los servicios por parte de los usuarios. Seguramente el visitante extranjero hará sus primeros viajes con temor y este se puede reducir con la confianza que inspiran los comentarios de los usuarios experimentados.

13. La búsqueda de sabores y conocimientos locales con estándares internacionales: como lo hizo Perú y México, la nueva etapa traerá una exaltación de las raíces. Veremos productos autóctonos, basados en recetas tradicionales pero con técnicas globales. La gastronomía colombiana se pondrá de moda. Y con esta, las expresiones artística, la moda, las artesanías.

Lo imperdonable frente a lo que viene es no prepararse. De la mano de la nueva imagen del país vendrán excelentes oportunidades económicas y sociales. Así como hemos capoteado el vendaval, el día soleado traerá oportunidades que deben ser aprovechadas.

Eduardo José Victoria*
Para EL TIEMPO

La paz: revancha para el turismo

Síguenos...

www.fincamarthacecilia.com Todos los derechos reservados ® Diseño web por Andrés Ocampo - Webinnovations